En anteriores posts comentamos cuáles son los mejores ejemplos de éxito de merchandising corporativo. Hoy, desde ImpulsoVisual, especialistas en merchandising y PLV, explicamos qué es el merchandising de gestión, cuáles son sus claves y los tipos de merchandising de gestión que existen actualmente.

Pero, antes de comenzar a meternos en materia, vamos a recordar la definición de merchandising empresarial:

“El merchandising empresarial o corporativo se define como un conjunto de artículos publicitarios que se emplean para promocionar un producto, servicio o una marca concreta”.

 

Qué es el merchandising de gestión

El merchandising de gestión, también denominado merchandising estratégico, consiste en llevar a cabo una gestión eficiente de un establecimiento y de los elementos de los que se compone para conseguir la mayor rentabilidad posible. 

A diferencia del merchandising visual, el merchandising de gestión está basado en la distribución de los espacios y los lineales de nuestro establecimiento. Lo más importante dentro del merchandising estratégico es la correcta gestión de toda la información de la que disponemos de nuestro espacio de trabajo.

Este tipo de merchandising de gestión engloba todo lo que es:

  • Estudiar a nuestro público objetivo.
  • Llevar a cabo una correcta optimización del lineal y gestión de nuestro espacio de venta.
  • Gestionar adecuadamente el surtido de productos.
  • Animar a los clientes que acudan a nuestro negocio haciendo uso de promociones y publicidad en el punto de venta.

 

Tipos de merchandising de gestión

La palabra gestión abarca muchos significados: organizar, controlar, tramitar… Dentro de lo que es el merchandising de gestión podemos diferenciar cinco tipos:

  • Gestión del espacio. Sobre todo, en los grandes almacenes o supermercados, el espacio cobra especial relevancia, ya que los productos han de tener un lugar y espacio concreto para conseguir que se incremente su volumen de ventas. Los supermercados disponen de lugares concretos para cada producto y los proveedores suelen pelearse con estos para que su producto aparezca en el sitio que quieren. En este sentido, es normal ver carteles que llamen la atención y con colores llamativos para anunciar las ofertas.
  • Gestión del ambiente. Dentro de este tipo de merchandising de gestión se encuentran los colores, la iluminación, las formas, el personal del establecimiento, etc. Estos aspectos nos ayudan a transmitir sensaciones a los clientes. No es lo mismo la imagen que transmite una tienda de cosméticos, con iluminación concreta y con determinado olor; que la imagen que transmite una tienda de ropa, que hace uso de una música para motivar a una compra más frenética, por ejemplo.
  • Gestión por categorías. Se emplea para tener orden en el establecimiento, pero también para ayudar a que nuestros consumidores sean capaces de encontrar fácilmente los productos que buscan. De esta forma, habrá categorías de productos que estén vinculadas con otras categorías para incrementar las ventas. Como, por ejemplo, la sección de panadería en un supermercado estará acompañada de la sección de charcutería.
  • Gestión de las existencias. Se trata de un concepto clásico; este tipo de merchandising de gestión se basa en el correcto manejo de los datos, por eso es muy importante saber qué productos tenemos en nuestro establecimiento que sean estacionales en el tiempo.
  • Gestión de relaciones con el cliente. También conocida como Customer Relationship Management (CRM) en inglés, es la forma más segura de crear lealtad con tus clientes, ya que una buena relación con ellos nos otorga confianza y valor.

 

 

Claves del merchandising de gestión

Nuestro establecimiento deberá de ser capaz de transmitir a nuestros actuales clientes una sensación de comodidad, novedad y diferenciación con respecto a la competencia. Por eso, desde ImpulsoVisual te damos algunas claves que debes tener en cuenta: 

  • Investigación. Antes de llevar a cabo un emplazamiento en el punto de venta, la compañía tendrá que haber estudiado previamente cómo se comporta el consumidor, quién es su cliente habitual y también llevar a cabo un estudio de la competencia.
  • Punto de venta. Una de las claves es tener en cuenta que la forma más atractiva de ofrecer un producto será la que consiga que destaque por encima de la competencia. Crear escaparates, carteles o incluso fachadas que atraigan a nuestros clientes conseguirá que acudan a nuestro establecimiento.
  • Disposición del establecimiento. Consiste en hacer un correcto reparto y planificación de los diferentes pasillos, ubicaciones de los productos y diseño adecuado para que los clientes puedan moverse sin complicaciones
  • Análisis de productos. Es importante elegir la cantidad de productos que colocarás en los respectivos lineales o cabeceras para su venta.
  • Animación en el punto de venta. El objetivo de todo establecimiento no es otro que vender. Para ello, se utilizarán todos los medios que estén a su alcance como: folletos, música, degustaciones, decoración, ambientación… 
  • Adecuada colocación de los productos. Los productos que se distribuyan en la tienda deberán cumplir una serie de requisitos: incitar a la compra, ofrecer información sencilla y fácil de leer, atraer la atención de los clientes o fomentar la fidelización de estos últimos, por ejemplo.
  • Cálculo de la rentabilidad. No solo se trata de colocar adecuadamente los productos, sino llevar a cabo una correcta gestión del establecimiento. Conocer el mercado, redistribuir la superficie de venta, comprobar la rentabilidad de cada producto…

Si tienes claro cómo quieres llevar a cabo el merchandising de gestión de tu establecimiento, ¡rodéate de los mejores! En ImpulsoVisual somos expertos en productos de merchandising. Consulta nuestra página web o ponte en contacto con nosotros.