¿ Te has propuesta comenzar una estrategia en las Redes Sociales ? Perfecto, ¿ te has planteado quién es tu “cliente ideal” antes de publicar contenido ? Si la respuesta es negativa, te recomendamos que dediques un tiempo para averiguar quién o quiénes son, si lo que deseas es conseguir resultados en las Redes Sociales.

 

Sin conocer a tu cliente es muy difícil pensar en estrategias o en acciones de Marketing. Para ello, es fundamental recrear varios perfiles de un “Cliente Ideal”.

 

¿ Por qué es tan importante conocer a tu “Cliente Ideal” ?

Un “cliente ideal” es una persona inventada o ficticia que proporciona una imagen mental, una historia, que ayuda a la venta y establecer todas las estrategias de Marketing en las Redes Sociales.

 

Solo cuando se conocen a fondo a los “Clientes ideales”  podrás llevar a cabo estrategias efectivas en Social Media. 

 

Y se utilizan de forma incorrecta, puede hacer que tus esfuerzos en las Redes Sociales sean inútiles. ¿ Has tenido la sensación de que nadie te está escuchando ? O por el contrario, ¿ sientes que te escuchan con atención ? Eso es precisamente lo que ocurre cuando te diriges a la persona o personas adecuadas en el momento acertado.

 

Sin la formación adecuada, probablemente lo que ocurre es que se comienza a construir la casa por el tejado. Lo habitual es crear perfiles en las Redes Sociales que más fácil sea de manejar y olvidarse de lo principal: las personas.

 

Para obtener el máximo provecho de tu comunidad online, la clave está en entender los factores clave de diferenciación y dejar que tus clientes ideales te guíen en el desarrollo de la estrategia de contenido.

Resulta mucho más fácil pensar en el nicho de mercado en forma de “persona”. Para ello, resulta muy eficaz plantearse las siguientes preguntas:

 

¿ Cómo puedo ayudar a mi cliente Ideal “Luisa” a resolver sus problemas ?

¿ Mi publicación será del interés de Luisa o por el contrario este tema no le resultará importante ?

 

¿ Cómo construimos el “Cliente Ideal” ?

La construcción del “cliente ideal” se realiza conociendo en profundidad tu propio negocio. Si acabas de empezar, tómate tu tiempo para recrear quién crees que será tu “cliente ideal” y cómo ayudarlo. Si por el contrario, ya llevas tiempo en activo, observa, escucha y pregunta a tu “cliente ideal” qué intereses tiene y sus dudas o preocupaciones.  También puedes recurrir a:

 

  • Entrevistar a clientes, ya sea en persona o por teléfono, para descubrir lo que les gusta de tu producto o servicio.
  •  Observar los contactos de tu base de datos y descubrir cómo los clientes potenciales encuentran y consumen tu contenido.
  • Crear fórmulas en tu página web, campos de formularios que capten información adicional importante de las personas.
  • Tener en cuenta la información que ya manejas por tu experiencia.