En nuestras conversaciones con propietarios de negocios, a veces descubrimos que los contenidos que generan y que piensan que interesan a sus clientes no lo son tanto. Es decir, que la pieza angular de conexión cliente – negocio no es la correcta. ¿Te has preguntado qué es lo que realmente interesa a tus clientes?.

 

Antes de ponerte manos a la obra, es fundamental desarrollar lo que conocemos como “estrategia de contenido” No podemos publicar de forma espontánea, sin un paln; antes tenemos que averiguar el punto de unión emocional, de necesidad, de interés… entre nosotros como empresa y nuestros posibles clientes para evitar no tener conexión con el cliente. Lo difícil es encontrar el equilibrio entre lo que quieren tus clientes y lo que quieres tú.

 

Algunos negocios dejan de publicar contenido en su blog porque, después de un cierto tiempo, el tráfico no aumenta y no obtienen resultados de negocio. Y resuelven que, pese a ofrecer información de valor, los resultados no llegan y los clientes no se interesan. Así que… ¿Para qué continuar? Pero esa pregunta no es la correcta; lo acertado es cuestionarse: ¿ por qué no busco otro enfoque a mi contenido? Marketing es ofrecer valor a las personas y nuestra obligación es saber cómo alcanzar dicho objetivo.

 

Nuestra recomendación es: no publiques, no escribas. Si no conectas entre lo que quieren tus clientes y lo que tú ofreces, no publiques.

 

En su lugar, siéntate tranquilamente y pregúntate: ¿qué contenido puede ayudar a mi audiencia? ¿Mi contenido es de calidad o sólo me interesa a mí? ¿He optimizado el contenido para que me encuentren en los motores de búsqueda? ¿Sirven para optimizar mi Web o requiero otros objetivos?

 

Tenemos que realizar una declaración de intenciones sencilla que defina nuestra finalidad de forma clara, nuestro objetivo. Dentro de esta declaración, debes aislar tu público objetivo, la forma de contenido, y el objetivo principal. ¡ Ya lo tienes ! ¡ Adelante, planifica tus contenidos !